martes, 24 de agosto de 2010

¿Cómo entran 4 elefantes en un fitito...?



…Aunque nos sigan diciendo dos adelante y dos atrás, aún nos cuesta imaginarlo. Pero si vemos las cursadas de este cuatrimestre, por ahí nos damos una idea.

La vieja sede de 44 había quedado casi en desuso; pero ahora el profesorado tiene compañía, las materias específicas de las otras orientaciones fueron trasladadas casi en su totalidad a ese viejo edificio que sólo cuenta con
7 aulas.

Hasta hace tres años caminábamos cuatro cuadras y cruzábamos Plaza Italia para llegar de una cursada a la otra, y ahora tenemos que transitar más de veinte para poder ir de un edificio al otro.
El único problema no es ese, sino que al entrar en cada una de nuestras cursadas nos damos cuenta de que están superpobladas.

La situación edilicia ha llevado al recorte de las bandas horarias y a la superposición de las materias debido a la falta de aulas... y si tenés que trabajar pensá en resignarte y anotarte en lo que podés y no en lo que querés cursar. Porque cuando no se te superponen los horarios, seguramente no se cursa en el que podés ir.

Algunos recuerdos...

El 2007 guarda en su memoria la promesa de un edificio único, donde los problemas de la división en dos sedes se solucionarían. En el 2008 llegó la inauguración de la sede del Bosque, sede… si…sede… porque 44 seguía funcionando.

Algunos seminarios y el profesorado en su totalidad habían quedado rezagados en la sede del centro, con los estudios de radio y de audio, y la biblioteca.
El 2009 amaneció con el estudio de radio en el bosque, pero nada más. Y la sede del centro seguía funcionando, con biblioteca pero sin fotocopiadora. La segunda mitad del 2010 nos depara el futuro de las sardinas en sus latas... o los elefantes en sus fititos.


Organicemos nuestra bronca, organicemos nuestra esperanza!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada